viernes, 16 de marzo de 2007

nayarit



*NAYARIT*


Palabra de uno de los caudillos, que a la vez fue conductor, sacerdote y luego rey deificado.
Nayar, Naye o Neyerit, fue para los coras después de muerto, lo que Quetzalcóatl para los Toltecas o Zamná para los mayas.
El antiguo nayar tenía sus limites, por el norte en lo que ahora es el estado de Durango; al este del Río Bolaños; al sur el de Santiago; al este el de San Pedro. Esta vasta región comprendía la Sierra de Alicia habitada desde la antigüedad por los coras que hablan una lengua de la misma familia que la Huichola y semejante a la Tepehuma. Son de La Majagua que se baila con marcada influencia jalisciense, ya que corresponde a la región sureña.

El Buey (versión de la Sierra), cuya ejecución en los pasos se advierte el sabor indígena en el segundo y tercer movimiento, sobre todo en el hombre, ya que la mujer baila más alegre y, moviendose cuando trabaja el abanico de palma, y su falda, al ritmo de sus pies.

El Ardillo (son de equibrio y zapateado). Cualquier son con las características musicales del Ardillo servia cuando la fiesta estaba en su climax, pues al calor del tequila, o cualquier botella que encontrara, le servía para demostrar su habilidad en el zapateado, colocándola sobre su cabeza a manera de equilibrio, y si alguna polla se lanzaba a acompanar albailador, se colocaba también sobre la cabeza, un vaso grueso lleno devino.

El Gallito (son de tarima). Ejecutado generalmente por una pareja sobre una tarima chica; este baile presenta el clásico rodeo del gallo a la gallina. La mujer graciosa y coqueta con su companero, zapatea con su companero mientras el hombre se encarga de enamorarla en la ejecución de un zapateado redoblado, de pisadas fuertes y alternadas, el canto de júbilo que lanza el gallo cuando se siente correspondido; es ejecutado por el violín enmarcado con dos golpes fuertes de sombrero en el suelo.